sábado, 17 de diciembre de 2016

VIAJE AL TÍBET - Tercera parte: la vuelta al monte Kailash

Esta entrada es la tercera parte de mi viaje al Tíbet.

El enlace para la entrada de la primera parte es:
http://mendi-gar.blogspot.com.es/2016/12/viaje-al-tibet-1-parte-de-lhasa-shegar.html
El enlace para la entrada de la segunda parte es:
http://mendi-gar.blogspot.com.es/2016/12/viaje-al-tibet-2-parte-del-ebc-darchen.html


Nos esperan tres días alrededor de la montaña sagrada, 52 kilómetros en total.

Primer día. Lunes 19 de septiembre 2016: Salida a las 8 de la mañana, el tiempo es muy frío pero espléndido. Desde nuestro lodge, vemos el Kailash (6714 m). El Kailash está reivindicado como la montaña más sagrada del mundo por tres religiones: bön, budismo e hinduismo. Es el centro del mundo en la cosmogonía de Asia. La palabra Kailash o Gang Rinpoche o Gang Ti-se, en tibetano, significa "la joya de las cimas de hielo".

Hay que atravesar primero el pueblo de Darchen (4680 m)
Darchen, pueblo a 1200 kilómetros de Lhasa, es el punto de partida de los peregrinos alrededor del Kailash, mezclando los bönpo, los lamaístas y los hinduistas de todas las obediencias.









A 4720 m de altitud, después de andar casi dos horas, es el final de la pista para autobuses y motos. Nuestros bolsos (hicimos un bolso para dos personas, dejando el otro en el hotel en Darchen) pasan de un camión a la espalda de un yak.

Chörten en el camino delante del Kailash

Cada un@ hace su peregrinaje según sus convicciones pero también según sus aptitudes físicas y posibilidades económicas. Los Tibetanos andando o de rodillas, solos, en familia, con niños a la espalda, parándose para dormir en el borde del camino cuando el cuerpo lo pide. Los indios, como los dos de la foto, a caballo hasta el collado de Droma La (5660 m), han llegado directamente de Delhi con tres o cuatro vuelos, es decir que empiezan la vuelta sin ningún tipo de aclimatación. Su estado físico es muy triste, se caen encima del caballo, se marean al borde de los caminos y muchos de ellos, al bajar del collado por el otro lado, tienen que andar sostenidos por dos guías... esta vuelta del Kailash es todo un espectáculo...





El Kailash es fascinante

¡Este pequeño tibetano no necesitaba de juguetes muy caros!

Seguimos avanzando y subiendo poco a poco

Nómadas con yaks al borde del río Lha Chu

Pequeño descanso para nuestro grupo a 4895 m de altitud

Llegada del primer día al monasterio Dira Puk (5070 m)

Vamos a dormir en barracones en frente del monasterio con una vista impresionante de la cara norte del Kailash... todo muy primitivo y unos sanitarios imposible de describir por su estado de suciedad. Alrededor de los barracones, todos juntos y mezclados: caballos, yaks, mujeres, hombres... 

A las ocho y media de la tarde

Segundo día. Martes 20 de septiembre: Empezamos a andar a las siete y cuarto de la mañana, llegaremos al collado a las diez y media y a nuestro punto de llegada para este segundo día, a las cinco de la tarde.

 El Kailash a las 8 y media de la mañana

 Hoy, cada un@ subirá a su ritmo. Jack, el guía tibetano abre la marcha delante, con los más rápidos. Krishna, nuestro guía nepalí se queda atrás. Hemos hecho con él muchos treks en Nepal. Nos conoce muy bien.

 Ellos descansan en la subida, nos sonríen... los Tibetanos son muy simpáticos.

 Jack nos esperaba en el collado de Droma La (5660 m)
Es un momento emotivo muy fuerte... hemos conseguido subir lentamente pero sin problema! No hay foto del grupo porque los primeros que han llegado ya han bajado, nos esperarán más abajo. Y Jack nos anima a bajar lo antes posible. No hay que jugar con la altitud.

 Pequeño lago debajo del collado

 Los yaks bajan muy contentos... mejor apartarse de su camino...


 Esta joven hace la vuelta con su hijo

 Encuentro entre dos mundos

 Nos reencontramos en la bajada


Llegada al monasterio Zuthul Puk ( 4850 m)
Esta segunda noche, la pasaremos en este monasterio, también muy primitivo pero mucho mejor que los barracones de la víspera. El templo se eleva alrededor de la gruta donde Milarepa, ilustre místico tibetano y uno de los más grandes poetas de Asia (siglo XI),  meditó durante muchos años.


Tercer día. Miércoles 20 de septiembre: nos queda bajar de nuevo hasta Darchen para cerrar el bucle. Tardaremos unas dos horas y después de comer algo, seguiremos en autobús nuestra ruta hacia el oeste, unos ochenta kilómetros hasta el pueblo de Moincer.

 Salida del monasterio

 Siguiendo el río Dzong Chu


Alegría de haber realizado juntos un viejo sueño... no tan evidente...

Darchen está cerca

En el restaurante, nos encontramos con dos tibetanas, una madre y su hija, acabando de terminar como nosotros la Kora. Han hecho la vuelta en menos de dos días durmiendo en el borde del camino unas horas a la noche. Ellas, como es normal, no parecen tener ningún problema con la altitud. La madre no sabe escribir pero sabe manejar muy bien su móvil. Su hija sí, escribe y le comunica su dirección a nuestro guía. Son las dos, admirables...





Llega nuestro yak con su pastor

Entre Tibetanos, se entienden muy bien... eso por lo menos parece...


Última foto del ambiente en las calles de Darchen. No hay foto del Kailash esta mañana, estando su cima totalmente cubierta por las nubes. De nuevo, hemos tenido una suerte increíble durante estos tres días, con un tiempo frío a la noche pero muy apacible para andar durante el día.
Ahora nuestro chofer nos espera para la última etapa de este increíble viaje. Nos quedan tres días más hacia el oeste y tres días para hacer todo el camino de vuelta hasta Lhasa.

Mi viaje sigue en la cuarta parte....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada