martes, 6 de julio de 2010

Con Edurne Pasabán, todo blanco o negro






Finalmente me animo a escribir una carta a Pyrenaica, como lectora de la revista desde hace años, al haber sentido muchos cabreos y también mucha tristeza por la lectura de diversos artículos sobre Edurne, en varias revistas (Pyrenaica, Desnivel…) y periódicos.Me pregunto por qué cada artículo es o blanco o negro, por qué cada artículo es un elogio o una condena, a menudo muy severa.Sé por supuesto que no he leído todo lo que se ha escrito sobre Edurne y sus 14 ochomiles, y espero no repetir algo ya escrito en alguna parte, pero me gustaría escribir y hablar de cosas que siento profundamente.Para mí, lo de Edurne no es todo blanco o todo negro, sino una mezcla de todos los colores, como la vida misma, y mis sentimientos hacia sus “14” no son tampoco ni todos blancos ni todos negros, sino otra mezcla, diría casi “dialéctica”. Me explico. Por supuesto, que varias cosas situadas alrededor de ella, me hacen daño, me dan pena y daré sólo aquí dos ejemplos.En primer lugar, lo de Endesa. Como persona muy sensible con la ecología, el medioambiente, socia de Greenpeace desde hace años y sabiendo lo que hace Endesa, sobre todo en Patagonia, es duro ver a Edurne con Endesa en su ropa, o en carteles publicitarios enormes por las calles de mi ciudad, Donostia.Como segundo ejemplo, hablaré de la “entrevista”, si se puede llamar así, que le hizo en la cima del Shisha Pangma, el periodista de TVE (la tenéis en la Web de Edurne, en el video “Cumbre en el Shisha”). Aparte de sentir esta entrevista como un acoso hacia ella, me pregunto si este periodista no sabe que Edurne vive en España pero a su vez, en la Comunidad Autónoma Vasca, que Edurne es española pero también euskalduna, que muchas montañeras y montañeros somos españoles o franceses pero también euskaldunes.Y a través de estos dos ejemplos y de muchos más, vemos por supuesto el lado mercantil de la montaña, su lado oscuro. Pero, por mi parte, no me ha impedido seguir su trayectoria con mucho interés, entenderla muy bien a partir de mi pasión por la montaña y de mi propia experiencia, alegrarme muchísimo por su éxito como mujer y como montañera y sentir mucha emoción, muchísima…Milesker, Edurne.

Carta publicada en el Blog de Mujeres de Pyrenaica el 06/07/2010


1 comentario:

Anónimo dijo...
Me apunto totalmente a la filosofía que planteas! y aunque la creencia de que si no es ni blanco ni negro solo queda el gris sea generalizada, ahí estamos las que vemos muchos colores.
Respecto a los esponsor, aunque veo lo que planteas, no creo que se pueda evitar, donde pones el limite? deberiamos renunciar a nuestro sueldo todas las personas que cobramos del estado (sera con diferencia la organizacion que mas barbaridades e injusticias comete) para ser consecuentes?
A mi me ha indignado la caña que le han metido personas que mejor estarian calladas porque no hay mas que ver como fueron ellos al Himalaya; por acusarle de ir con gente muy fuerte ¿ quien no se rodea de AMIGOS que estan fuertes para adentrarse en proyectos en los que no solo el exito sino la propia vida depende de la gente que te acompaña?
Yo creo que ella misma haria otro tipo de alpinismo en su tiempo de ocio; pero esta claro que opto por un proyecto global( mediatico-deportivo-...) y lo ha cumplido de una manera Superprofesional
Otras tenemos trabajamos mas chungos y que nos crean mas conflictos morales (soy profesora e intento que el alumnado no se convierta en un rebaño de inadaptados, estoy colaborando con el sistema social imperante? aunque sea de manera critica?
pues eso, que hay muchos colores!
esti kerexeta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada